ACTUALIZACIÓN DE LA PENSIÓN DE ALIMENTOS- IPC NEGATIVO

La actualización de la pensión de alimentos, fijada por Resolución o Convenio de conformidad al IPC interanual, puede complicarse, en el supuesto de que el IPC aplicable al periodo sea negativo.

La práctica habitual, de ser el IPC negativo, es no disminuir el importe de la pensión de alimentos, lo cual en principio podría vulnerar el contenido de la propia resolución, por cuanto que hablamos de actualizar la pensión, lo que no implica necesariamente incrementar, y sí reducir.

Desde mi punto de vista, lo correcto es reducir el importe de la pensión de alimentos, y ello por cuanto que, los incrementos compensan la carga adicional que tendría el progenitor que la percibe, por la subida del coste de la vida, sin adaptar la pensión de alimentos, ahora bien, de igual manera, si el coste de la vida baja, no puede ser que la perceptora sea la única beneficiaria, y el pagador sea el que en todos los casos deba soportar las cargas pero no la disminución del coste.

IPC-NEGATIVO

Al margen de que el art. 18 de la LOPJ, que tanto se utiliza, para la ejecución por impago de la pensión de alimentos o por ausencia de actualización, (“las sentencias deben cumplirse en sus propios términos”), no puede quedar relegado, y utilizarse sólo cuando conviene. Es un precepto legal de obligado cumplimiento que debe regir en todos los supuestos. Por lo que actualizar, supone revisar la pensión de conformidad a los parámetros fijados, en este caso IPC, lo que implica que de ser negativo el importe de la pensión deberá reducirse, y de ser positivo incrementarse.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *