FALTA DE RIGOR DE ALGUNOS PERITOS PSICÓLOGOS DE PARTE EN LOS PROCESOS DE FAMILIA-POST 1

En los últimos años se ha puesto de manifiesto en los procesos de familia, la existencia de algunos peritos que sin rigor alguno, y en contra de sus normas deontológicas, emiten dictámenes de parte, que son aportados en los procesos de separación y divorcio contenciosos- Las consecuencias de su aportación, pueden ser muy graves y perjudicar  a la parte que NO los ha contratado y sobre todo a los menores, pues se podría limitar su relación con sus progenitores como consecuencia de dichos informes.

Es normal que alguien se pueda preguntar ¿eso sucede?.

codigo-etica-psicologo

Pondré un ejemplo de un proceso que todavía está en curso, pero que en un post posterior desarrollaré una vez finalice.

El padre de un menor, al que llamaremos Sr. X, tras haber transcurrido 4 años desde la Sentencia de divorcio, por la que se atribuyó la guarda del hijo común a la madre, Sra. P, interpone demanda de modificación de medidas para conseguir la guarda compartida de su hijo, que ya cuenta con 10 años. Hasta aquí un proceso standard.

Como antecedentes decir que, la relación entre ambos progenitores había sido algo tensa tras el divorcio. Piensen que el Sr .X pidió el divorcio, y parece que la Sra. P no lo aceptó, ni superó, acusándolo en el proceso de haberla engañado durante el matrimonio,  dato significativo, pues el divorcio en España no es causal y no es necesario alegar motivo alguno para divorciarse, lo que ya es indiciario de que para la Sra. P la ruptura fue “traumática”, ruptura que, parece ser, no ha superado 5 años después, pues continuó los 4 años siguientes divulgando el supuesto “affair”, entre todo aquel que la quiso escuchar, especialmente los demás padres de compañeros de colegio de su hijo menor (que hacían vacío al padre, y al menor cuando estaba con él) y que se agudizó cuanto la nueva pareja sentimental de la Sra. P, parece ser que también la engañó.

Con estos antecedentes, la Sra. P, tras recibir la demanda de modificación, y justo la semana en la que tenía que contestarla, interpone denuncia penal contra el Sr. X acusándolo de malos tratos psicológicos contra su hijo, pidiendo “ORDEN DE ALEJAMIENTO”….., para intentar evitar la guarda compartida (algunos de los motivos para la denegación es la mala relación entre los progenitores, o el perjuicio a los menores).

Intenten comprender el estupor del Sr. X  cuando le llamó la policía para que acudiera a declarar como imputado en un delito de malos tratos.

La denuncia fue archivada, dado que el juez penal, muy cabal, a la vista de lo expuesto en la denuncia, no  hizo ni tan siquiera declarar al Sr. P. El juez hizo constar  en la resolución que puso fin al proceso, que no podía inferirse la existencia de conducta alguna para merecer reproche penal dado que “únicamente se detallan por la denunciante verbalizaciones de su hijo menor de edad en relación a desacuerdos con su progenitor(la madre decía que el padre hacia estudiar al menor, y  le hacia acudir a los entrenamientos de básquet…). Algunos puede que se rían por tal imputación, pero hasta que se archiva el proceso, el Sr. X tiene que buscarse un abogado, perder horas para hacer trámites y permanecer horas retenido hasta que se acuerda el archivo…todo ello nada gracioso….

En la denuncia la Sra. P hace constar que se ha decidido a llevarla a cabo porque la SEGUNDA psicóloga de parte a la que ha llevado al menor para que lo valoren, psicóloga a la que llamaremos Sra. LFM, ha hecho un informe en el que recomienda denunciar al Sr. X para que le priven de la “PATRIA POTESTAD”, diciendo que de no hacerlo la madre lo hará ella.

Es decir: La psicóloga Doña LFM, manifiesta en su informe que se le debe quitar al padre el conjunto de deberes y derechos de tienen los padres en relación con los hijos menores de edad, que no pierden ni los reclusos, porque éste le dice a su hijo que debe estudiar y ser responsable con sus compañeros del equipo de básquet.

Analizada la pericial, se observa que las recomendaciones de Doña LFM son el fruto de un trabajo “riguroso” y “profesional”, obtenido tras un “juego del niño con muñecos playmobil” y tras varias manifestaciones de menor, ante la presencia de su madre.

El padre procede a denunciar a la “profesional” Doña LFM ante el Colegio de Psicólogos y la propuesta de sanción que acuerda dicha entidad para la “profesional”, son dos sanciones graves con suspensión para el ejercicio de su profesión de 7 y 8 días cada una.

Pese a la propuesta de sanción, cinco días antes de la vista civil, la letrada de la Sra. P, presenta en el Juzgado el informe psicológico de Doña LFM, lo que motiva que la Juzgadora, suspenda la vista prevista, por las dudas que el informe le genera, y acuerde que el menor y los progenitores deban ser valorados por el EATAF previamente a dicha vista. (la madre con ello ha conseguido alargar el proceso 5 meses más).

Los profesionales del EATAF, tras valorar a LOS DOS PROGENITORES Y AL MENOR, realizan informe proponiendo la GUARDA COMPARTIDA, recogiendo en su informe, entre otras cosas: que es el propio menor el que solicita estar más tiempo con su padre, o que la madre Sra. P. muestra LABILIDAD EMOCIONAL .

(NOTA: La labilidad emocional es un conjunto de alteraciones en la manifestación de la afectividad, llantos, risas inapropiadas o, en general, respuestas emocionales desproporcionadas como reacción a la afectación física).

Pues bien, a las puertas de la vista civil, ¿qué hará la “profesional” Sra. LFM?, ¿acudirá a ratificar el informe, pese a que ahora la sanción del colegio de psicólogos es DEFINITIVA, y el EATAF ha emitido informe contundente????— ¿Es consciente del daño que ha provocado con su actuación? Es obvio que de acudir, el Sr. X  procederá de nuevo a denunciar, pero ¿De qué sirve entonces las sanciones de los colegios profesionales si no le han prohibido ratificarlo?

En un segundo post,  y después de que se celebre la vista, os explicaré como acaba este tema, y asimismo colgaré un post adicional en el que cuestionaré la actuación de la Letrada de la Sra. P. No he explicado muchos de los detalles de la “coherente y profesional” actuación de la Letrada,   donde se puede destacar:

-La presentación de documentos ilegibles hasta en dos ocasiones, pese a ser requerida por el Juzgado para su aportación correcta

-La aportación del informe de Doña LFM a sabiendas de que tenía propuesta de sanción. Presentación que realiza con un escrito en cuyo texto hace constar el nombre de otra psicóloga, en lugar de la que ha hecho el informe, y que tenía propuesta de sanción (es ovbio que para confundir dado que la que acudió a la vista que se suspendió fue la sancionada Doña LFM).

-La recomendación a la Sra. P para que el menor fuera valorado por Doña LFM (Según la propia madre reconoce al EATAF, y consta en el informe emitido por dicho organismo, fue su Letrada la que le dijo a qué psicologa debía acudir).

-La  autorización/incitación a su clienta para que presentara denuncia penal contra el Sr. X, pese a ser conocedora que no se cumplía ningún tipo delictivo (es Letrada en ejercicio y directora del proceso en curso, y debió ser informada por el penalista de la viabilidad de la denuncia)….

Con todo ello, ¿es responsable de la actuación de su clienta?,  no???,  ¿actúa en contra de la buena fe procesal que exige las leyes y el código deontológico del Colegio de Abogados? Yo creo que sí, y por ello, tras la finalización del proceso, la comisión deontológica de su colegio profesional tendrá noticias de su actuación y  en todo caso dirá si actuó correctamente.

Nota final: Quiero dejar claro, que la actuación de algunos psicólogos o abogados, carentes de ética, no es un hecho generalizado y son muchos los profesionales del sector que merecen ser respetados.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *