PÉRDIDA DEL USO POR ABANDONO DE LA VIVIENDA FAMILIAR

Aunque se haya atribuido el uso de la vivienda familiar  a uno de los copropietarios en Sentencia (mutuo acuerdo o contenciosa) si deja de vivir en la vivienda que fue en su día familiar, ello determina que ese domicilio quede desafectado de tal naturaleza de vivienda familiar, sin que vuelva a adquirirla por el hecho de que uno de los copropietarios manifieste que tiene intención de volver a ocuparlo.

El posible retorno de aquel a quien se le atribuyó el uso con el hijo/s comunes a la vivienda que fue familiar no otorga al menor/es la especial protección que prevé la ley cuando establece que se atribuya al progenitor custodio el uso de la vivienda donde la familia ha estado viviendo hasta el momento de la ruptura, intentando con ello que los hijos menores no se vean desplazados de la casa y entorno al que están acostumbrados y en el que han vivido constante convivencia de sus padres, pues en este caso el/ls hijo/s común/es, al vivir en otro sitio, ya ha/n permanecido viviendo de forma estable en otro  domicilio, siendo un nuevo traslado a la antigua vivienda una nueva alteración de su forma de vida que no le va a proporcionar la estabilidad que se pretende cuando el legislador establece en el Código Civil Catalán que debe atribuirse el uso de la vivienda al progenitor custodio, indicando que tal pronunciamiento debe hacerse de forma preferente.

Por tanto, no cabe la atribución del uso de la vivienda, por cuanto que perdió su naturaleza de vivienda familiar, al no vivir en ella, durante tiempo ninguno de los progenitores, ni tan siquiera aquel a quien se le atribuyó el uso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *