LA SENTENCIA DE DIVORCIO Y EL PAGO DE LAS CUOTAS HIPOTECARIAS.

¿Puede obligar la Sentencia al pago de las cuotas hipotecarias por mitad o en porcentaje diferente al título en el que se constituyó?

El procedimiento de familia (separación o divorcio) no es el adecuado para fijar a quien corresponde el pago de la hipoteca de la vivienda común.

El art. 231.5 del C.C.Cat, califica como gastos familiares los gastos ordinarios de conservación, mantenimiento, y reparación de la vivienda, excluyéndose del concepto de gastos familiares los gastos de adquisición y mejora de la vivienda familiar.  El art. 233.4 del mismo cuerpo legal no contempla como medida definitiva la contribución al pago de los gastos familiares por lo que no procede la adopción de ninguna medida sobre este punto.

Ello porque las obligaciones se derivan de la titularidad del inmueble y/o de lo regulado por la escritura de constitución de hipoteca.

hipoteca

Así por ejemplo la Audiencia Provincial de Barcelona, sección 12, (Sentencias de fechas 3 marzo 2006, 2 enero 2003, 7 enero 2000, 18 octubre 1999, 13 octubre 1998 y 8 febrero 1999) excluye la naturaleza de carga familiar y, además, se argumenta que se requiere el consentimiento del acreedor (el Banco) para que pueda producirse una novación modificativa en relación al importe de las cuotas hipotecarias que cada deudor debe abonar. (es decir, para fijar que los cotitulares paguen una cuota o coeficiente sobre ésta distinto al que se pactó en la escritura de constitución de la hipoteca, debe prestar su autorización el Banco).

Además, el Art. 233-23 del C.C.Cat, declara, en su párrafo primero, que en el caso en que se haya atribuido el uso o disfrute de la vivienda a uno de los cónyuges, “las obligaciones contraídas por razón de su adquisición[…] deberán satisfacerse de acuerdo con lo que disponga el título constitutivo“, mientras que los gastos ordinarios de conservación, mantenimiento y reparación, serán a cargo del cónyuge beneficiario del uso.

Deja un comentario