TITULARIDAD DE LOS VEHICULOS FAMILIARES EN UN DIVORCIO-C.C.Cat

Es habitual que en un proceso de divorcio nos planteemos que sucede con la titularidad del vehículo familiar, que está a nombre de uno solo de los cónyuges, aunque se ha comprado con dinero común.

propiedad coche familiar

El Artículo 232-3 del C.C.Cat establece que:

  1. Los bienes adquiridos a título oneroso durante el matrimonio pertenecen al cónyuge que conste como titular. Si se prueba que la contraprestación se pagó con bienes o dinero del otro cónyuge, se presume la donación.
  2. Si los bienes adquiridos a título oneroso durante el matrimonio son bienes muebles de valor ordinario destinados al uso familiar, se presume que pertenecen a ambos cónyuges por mitades indivisas, sin que prevalezca contra esta presunción la mera prueba de la titularidad formal.

 

Conforme al Preámbulo C.C.Cat (apartado c apartado 8) el precepto el art. 232-3-2 se refiere a “los vehículos, el mobiliario, los aparatos domésticos o los otros bienes que integran el ajuar de la casa“, por lo que no hay duda de que los coches o vehículos automóviles se consideran por el legislador de “valor ordinario” y que se incluyen en el régimen de proindivisión los vehículos automóviles de uso familiar. Por tanto, para destruir esta presunción no es suficiente con esgrimir la titularidad formal, sino que será preciso acreditar que el vehículo o vehículos no están destinados al uso familiar, que se usan solo como bien o bienes “propios”. No vale, defender la titularidad formal como criterio de exclusión.

Deja un comentario